Colecho para cuatro

Esta mañana cuando Alex se ha despertado mi cuerpo tenia la intuición de que era demasiado temprano… El hueco de papá ya estaba vacío… De repente se escucha: “Mama quiero estar contigo” y entre caricias nos hemos vuelto a dormir…

Dormimos juntos desde que Alex nació, para mi fue imposible hacerlo de otra manera. Así lo pedía mi cuerpo, yo no podía separarme de ese bebé tan calentito que acababa de parir. Desde la primera noche estubo a mi lado y al poco me enteré de que eso tenia un nombre, colecho. Alex se hizo un hueco en medio, ya que su padre parecía estar mas puerpero que yo y tampoco podía dormir sin el bebé al lado… Seguimos así hasta que llegó el embarazo de Jan, queriamos seguir durmiendo juntos y la solución que encontramos unos días antes de que naciese fue poner una “Cuna colecho”. Quitamos el lateral de una cuna y la atamos a la cama.

Sigue leyendo

Anuncios

Nuestra no-vuelta a la escuela

Se termina el verano, han empezado los días lluviosos, vuelta al trabajo, todo el mundo se está preparando para la vuelta al colegio. Nuestro verano este año a pasado volando…! Hemos disfrutado todo lo que hemos podido del agua natural (rio, playa…) y cuando no, hemos pasado tardes en la piscina. Ha sido bonito, pero fugaz… voy a echarlo mucho de menos, me encanta el verano y necesito mucho el sol… pero el otoño con niños se vive bonito. Es una estación con aires nostálgicos, tenemos muy reciente la alegría del verano, nos estamos recogiendo para el invierno, la vida toma otro ritmo. Los parques se quedan completamente vacíos… todos están en el colegio y los niños desaparecen de las calles. Este ultimo otoño recuerdo un día que Alex en el columpio me preguntó: -Donde están todos? Yo le respondí: -En el colegio. Se quedó mirando el parque con esos ojos negros y profundos, en silencio, yo tenía miedo de que me hiciese la esperada pregunta… pero quedó ahí.

P8010480

Sigue leyendo

Anhelo de lo salvaje

El pasado lunes estuvimos en una charla de la maravillosa Cristina Romero. A mi hizo mucha ilusión poder verla y escucharla. Su libro “Pintará los soles de su camino” me acompaña desde el embarazo de Alex, desde que lo leí ya fue un tesoro para mi, lo llevo muy adentro. Es un libro mágico, que me acompaña en todas las etapas, en los días “malos” lo abro y al leerlo puedo re-conectar conmigo misma.

Hubo una serie de “casualidades” mágicas que la trajeron hasta tan cerca de nosotros. El papá de los pequeños también pasaba por unos días de movimientos internos fuertes y esta charla le hizo conectar con algunas cosas, que en consecuencia han traído algunos movimientos en mi (nada ocurre por casualidad…!)


Sigue leyendo