Anhelo de lo salvaje

El pasado lunes estuvimos en una charla de la maravillosa Cristina Romero. A mi hizo mucha ilusión poder verla y escucharla. Su libro “Pintará los soles de su camino” me acompaña desde el embarazo de Alex, desde que lo leí ya fue un tesoro para mi, lo llevo muy adentro. Es un libro mágico, que me acompaña en todas las etapas, en los días “malos” lo abro y al leerlo puedo re-conectar conmigo misma.

Hubo una serie de “casualidades” mágicas que la trajeron hasta tan cerca de nosotros. El papá de los pequeños también pasaba por unos días de movimientos internos fuertes y esta charla le hizo conectar con algunas cosas, que en consecuencia han traído algunos movimientos en mi (nada ocurre por casualidad…!)


 
Echamos de menos la naturaleza. Esto es así, todos. Yo especialmente.
No hemos tenido la suerte (o no hemos sabido buscarla) de encontrar una casita con algo de terreno, o cerca del mar, del monte… hace años que soy consciente de lo que me agota en espíritu el vivir en un piso. Nunca fui tan feliz como los meses que lo dejé todo y me fui, sin casa y sin trabajo a dormir bajo las estrellas. Fui muy feliz. Allí si me reconocía, era yo.
Cuando salimos a la montaña y el mar puedo ver como mis hijos brillan, son felices y libres, conectados a mas no poder…y esto hace que mi corazoncito tiemble y anhele mucho mas vivir en la naturaleza.

Hay algunos estudios y creencias que afirman que somos de naturaleza nómada. Fijaos en lo felices que nos hace pensar en las vacaciones, buscar otro lugar para marchar y cuando llega el momento somos capaces de meter cuatro ropas en la maleta e irnos! Y cuando terminan estamos pensando a donde nos vamos a ir el año que viene 🙂 Bien es cierto que nuestras raíces, el lugar donde nacemos y nos criamos, va siempre con nosotros y es Nuestro hogar, pero yo siento que Mi hogar está en cualquier parte, con mi familia y conmigo misma, desde adentro hacia afuera. Y esto es lo que está naciendo, las ganas de moverme de nuevo, de dejar este lugar a donde volví en mi primer embarazo, para estar cerca de mi familia, para el recogimiento de parir al lado de mi madre. Ahora mis tripas me anuncian que hay que moverse, que esto ya no es para nosotros, que hay que buscar, hasta siento ganas de correr.
No tengo ni idea de que va a pasar, de que conseguiremos, si quisiera decirme a mi misma que estos momentos de incógnita y confusión en la vida también hay que saber gozarlos, todo está bien, todo es como tiene que ser. Y estoy agradecida.


“Confio en la vida, la vida me sostiene”


 

Anuncios

Que piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s